Home CONCURSOS Entrevista a José María Nievas, ganador de nuestro Concurso internacional de Poesía

Entrevista a José María Nievas, ganador de nuestro Concurso internacional de Poesía

by objetivomasletras21
escritor José María Nievas

Convocar un concurso literario para nuestra asociación supone un considerable trabajo organizativo, pero siempre es compensado por la magia del descubrimiento de nuevos talentos. El 21 de enero publicábamos las bases de un concurso de poesía internacional, con premio de ochocientos euros para la persona ganadora. Llegaron casi cien poemas dispuestos a competir. Tuvimos que contar con cuatro unidades de lectura externas con las que colaboramos para hacer la preselección. Fueron las facultades de Filosofía y Letras de las Universidades de León y Córdoba, el club de balonmano de Málaga Norte y el instituto de bachillerato Cavall Bernat de Terrassa (Barcelona).

Tras unas semanas de deliberación, surgieron los 9 finalistas. Estos poemas fueron publicados y votados en la red social LETTERS PEOPLE (plataforma digital de promoción de autor@s y libros). Después del recuento de “likes” surgió el poema ganador: “Los países encontrados” firmado por el seudónimo “Calandria

¿Quién hay detrás de “Calandria? Esto es lo que intentaremos averiguar con esta entrevista.

Bajo ese seudónimo escribe José María Nievas Ruiz, entre los suyos “Chema”. Nacido y formado en Madrid, se apasionó pronto por la literatura. Mientras estudiaba bachillerato descubrió que el sentido de unos versos podía ser muy revelador.

José María, hemos sabido que tu inquietud comenzó gracias a la profesora de literatura del centro de bachillerato donde estudiabas. Suena un poco al “Club de los poetas muertos” pero nos gustaría que nos explicaras más esa experiencia y cómo caló en ti para que un día decidieras escribir poesía.

Respuesta:  Siempre me gustó la lectura. Crecí siendo el pequeño de cuatro hermanos y ellos tenían esta afición, así que era fácil animarse a leer. Además mi madre y mi hermana me regalaban libros a menudo y me hacía mucha ilusión. Sin embargo la poesía era un mundo opaco e inexplorado para mí. Yo no era buen estudiante pero mi profesora de literatura, María José de la Cámara, ponía tal pasión en su trabajo que era difícil escapar a su encanto. Te solía retar con lo que a priori menos te motivara. Y eso es lo que pasó. “Soledades, galerías y otros poemas” de Machado hicieron el resto. Me animó a leerlo sin tratar de entenderlo a ver qué pasaba y lo que ocurrió es que la poesía penetró por donde debe, que es por cada uno de los sentidos, conducida por la intuición. A mí me daba hasta vergüenza reconocer que me había dejado perplejo. Luego organizó un concurso de poesía en el instituto y me animó a participar. Lo gané dos años seguidos y los premios eran más libros de poesía. Y así fueron apareciendo Lorca, Juan Ramón Jiménez, Rosalía de Castro, etc. Es importantísimo tener agentes externos que te motiven, sobre todo a ciertas edades.

En cambio, a nivel académico, eres diplomado en Magisterio de Educación Musical. Estaba claro que tu pasión era el arte en todas sus formas ¿Por qué decides estudiar esta diplomatura y cómo recuerdas aquellos años universitarios?

Respuesta: Lo decidí porque amaba la música y me llamaba la atención la enseñanza y también, por qué no reconocerlo, porque se me daban fatal las matemáticas y eso me cerraba las puertas de las carreras de ciencias. Recuerdo con cariño aquellos años. Lo pasé muy bien.

¿Crees que se otorga el suficiente valor a todas las disciplinas artísticas en el modelo educativo actual? ¿Siguen siendo las ciencias la apuesta fuerte de la comunidad educativa?

Respuesta: Creo que no se otorga ningún valor a las disciplinas artísticas. El modelo educativo actual está orientado a la producción, a crear trabajadores y trabajadoras que encajen en el sistema capitalista feroz en el que vivimos. Por desgracia el dinero manda.

Cuando empezaste a tener claro que lo tuyo eran las letras y las notas musicales ¿Tuviste el apoyo de la familia? En los años noventa una cuestión era el gusto por la lectura y otro elegir una carrera de las que se entendían “con futuro”

Respuesta: Mi familia siempre me apoyó en ese sentido. Creo que el simple hecho de estudiar una carrera ya era motivo de celebración. Además, sobre todo a mi madre, siempre le ha gustado la música y la lectura.

¿Qué tipo de lecturas empezaste a leer en la juventud? ¿Te atrapó de entrada la poesía o llegó su aprecio con la madurez lectora?

Respuesta: Después de la etapa de literatura infantil (me encantaban los libros de Barco de Vapor) las primeras lecturas que me interesaron de juventud estaban relacionadas con la literatura fantástica. A la par las lecturas obligatorias del instituto. Recuerdo que me impactó especialmente Crimen y Castigo. También las novelas de Hermann Hesse: Shidarta, El lobo estepario, Demian… Después de su descubrimiento la poesía me caló fuerte, aunque no fue hasta algunos años más tarde que comencé a leer poesía fuera del canon y de los clásicos y allí descubrí un mundo nuevo.

Hoy día ¿qué lecturas sueles tener encima de la mesa? ¿En qué otros autores o autoras te inspiras?

Respuesta: Mi mesa es un desastre. Siempre está llena de libros. Tengo la manía de empezar varias lecturas y alternarlas según la necesidad de cada momento. No me cierro a ningún género aunque mayoritariamente leo poesía. En este momento por ejemplo estoy con los cuentos de Cortázar, “Ulises X” de Alberto Guirao, “El infinito en un junco” de Irene Vallejo, etc. Los autores que más me inspiran sin duda son los compañeros de los talleres porque con ellas y ellos compartes no solo el material si no el proceso creativo y eso es insustituible. Por citar algún autor conocido que me inspire especialmente diré John Ashbery.

 En 2011 te vinculas a la Fundación Centro de Poesía José Hierro de Getafe ¿Qué cambia en ti a partir de ese momento y cómo valoras los objetivos de esta Fundación?

Respuesta: Cambia todo tanto a nivel poético como personal. Es un espacio de crecimiento continuo, un oasis en medio de Getafe, un milagro. Un jueves cualquiera puedes encontrarte allí recitando a Raúl Zurita o a Chantal Maillard o a Julieta Valero o a quién sabe. A parte las profesoras y profesores son poetas de primer nivel (y muy cercan@s). Todos los objetivos de la Fundación son loables pero sin duda el de fomentar la creación poética y literaria destaca por encima del resto.

Tres años después, en 2014, publicas tu primer poemario “El día en el que nadie estuvo allí” (editorial Celesta) ¿A medida que escribías esos versos sabías que eran para publicarlos algún día o más bien te dedicaste a jugar con las musas sin un destino cierto?

Respuesta: Comencé a escribirlo en 2011, a raíz de la muerte de mi padre. Sabía que todos los poemas formaban parte de un conjunto a medida que los escribía pero no me planteaba la realización de un poemario ni mucho menos su posterior publicación. Eso llegó luego.

Cuando ahora relees aquellos versos de “El día en el que nadie estuvo allí” ¿Te reconoces aún? ¿Crees que los hubieses podido escribir de igual manera en 2022 o consideras que cada verso pertenece únicamente a una etapa vital del autor?

Respuesta: Sí, me reconozco en ellos puesto que son parte de una etapa de mi vida y de mi aprendizaje poético. Hoy en día no lo haría de igual manera puesto que han pasado más de diez años desde que comencé a escribirlos. Cualquier aprendizaje requiere tiempo y dedicación y me parece esencial, en el caso de la creación literaria, no mirar con miedo lo que uno ha escrito en el pasado. Si no caminas por todas las etapas no puedes avanzar.

Has ido presentándote a diferentes concursos literarios y se puede decir que no te ha ido nada mal. Además de acabar de ganar el nuestro, también quedaste finalista en el Certamen Versos al Aire de la Fundación José Hierro y ganaste el X Certamen Internacional de poesía Juan de Castellanos de Alanís en 2019 ¿Consideras que aún es importante la visualización de los autores a través de los concursos literarios? ¿No le ha quitado protagonismo la actividad constante en redes sociales?

Respuesta: Al contrario, pienso que las redes sociales han contribuido a la difusión, tanto de la existencia de estos certámenes como de sus ganadores y ganadoras.

Se dice que la creación de la poesía es un acto solitario que se realiza en introspección. En cambio, a ti te encanta compartir tu experiencia como poeta con otros clubs y grupos poéticos ¿De cuáles formas parte?

Respuesta: Bueno, pienso que la creación poética abarca muchos espacios y tiempos. Compartir y crear proyectos en comunidad es uno de ellos y sin duda es enriquecedor. Aprendes del otro, de sus dudas, de su proceso de creación, de sus aciertos, etc. “Poetas Invisibles” en un grupo creado con el reto de proponernos proyectos colectivos en los que nuestras voces dialoguen y se mezclen. “La Colectiva” surgió de un taller literario y más concretamente de su formador Nacho Miranda, con la finalidad de participar en certámenes poéticos y en recitales. En ambos grupos la amistad, el encuentro y la parte lúdica son capitales.

Se dice que José María Nievas tiene una sensibilidad especial por lo rural, el campo, la montaña y la Naturaleza ¿Es tu espacio de inspiración? ¿Cómo te integras en ella, a través del deporte, paseos…?

Respuesta: Sin duda. Es mi espacio de vida. Sin él no concibo todo lo demás. Me gustan los pueblos, me gusta caminar por la montaña, perderme en ella (cosa que sucede con demasiada frecuencia). Me gusta componer caminando, a lo Claudio Rodríguez, aunque salvando las distancias, claro está. Un camino, una mochila, amig@s y varios días por delante es el mejor de los guiones.

¿Cómo se define José María Nievas como poeta? ¿Cómo te defines como ser humano?

Respuesta: Como poeta siempre con la antena puesta e intentando escapar en la medida de lo posible de las etiquetas. Como ser humano tratando de buscarle un sentido a eso de ser humano.

Trabajas en un centro educativo del sur de Madrid, en Getafe. Cuando ves a esos jóvenes entrar y salir del centro ¿Qué piensas que han ganado respecto nuestra generación y qué han perdido a nivel cultural?

Respuesta: La cultura hoy en día está más al alcance de la mano, quizá es más accesible y a la par se cuenta con más medios para su difusión. Sin embargo precisamente creo que esa es la rémora de la educación. El proceso de aprendizaje es más acelerado. Falta educar en los tiempos y en el proceso de investigación a la hora de aprender. Aparte pienso que el acceso de los niños a las redes sociales y medios digitales no es en absoluto positivo. Por otro lado es muy complicado cuando las leyes educativas cambian constantemente.

¿Cómo supiste de nuestro concurso literario internacional? ¿Y qué piensas sobre su formato, pensando que los poemas son prejuzgados por unidades de lectura, luego los finalistas se votan en una red social literaria, LETTERS PEOPLE y finalmente eligió el escritor y editor Pablo Méndez entre las dos poesías más votadas?

Respuesta: Supe a través de una página de internet que recoge casi todos los premios literarios a nivel nacional e internacional.

El formato me resulta muy original con todas sus fases, mezclando instituciones diversas, con lectores anónimos y con una figura reconocida. Se intuye detrás de todo un gran trabajo y mucha ilusión. Sin duda es de agradecer.

Aparte la red social Letters People me parece un espacio estupendo para conocer a más gente embarcada en este gran viaje.

Muchas gracias por todo el esfuerzo y el cariño puesto en este proyecto.

 

Desde OBJETIVO MÁS LETRAS felicitamos a José María Nievas Ruiz por ser el ganador de nuestro concurso internacional de poesía con “Los países encontrados” y le deseamos en adelante una gran trayectoria como escritor y poeta. Talento como el suyo es muy necesario para seguir incidiendo en la cultura actual. Ya sabemos que sin cultura no hay futuro.

poemario El día en el que nadie estuvo allí

Related Articles

Leave a Comment