Home ENTREVISTAS Entrevista al escritor Albert Gamundi Sr.

Entrevista al escritor Albert Gamundi Sr.

by objetivomasletras21
escritor Albert Gamundi Sr.

Desde Objetivo más Letras estamos encantados de poder realizar una entrevista a otro autor de la nueva generación de escritores. En este caso es el catalán Albert Gamundi Sr. No solo ha publicado ya dos novelas, sino que se mueve en el mundo literario de una forma particular, apostando por la creación bajo formas colaborativas y participando en proyectos internacionales de escritura. Precisamente sus dos novelas “¡Por el sake de Kano!” y “La corona usurpada” son fruto de ganar con su participación en el evento literario internacional NaNoWriMo.

Para quién no conozca este evento internacional, que en realidad se llama National Novel Writing Month, ¿te importaría explicar brevemente su historia y cómo funciona esto de escribir una novela en tan solo mes?

Respuesta: El Nanowrimo es un evento literario internacional nacido en San Francisco en el año 1999 de la mano de Chris Bay. El reto consiste en escribir una novela de un mínimo de 50.000 palabras de temática libre durante el mes de noviembre.

A pesar de que inicialmente el evento era únicamente de alcance nacional, en el año 2005 este desafío empezó a internacionalizarse con un total de 59.703 participantes, de los cuales únicamente salieron vencedores 9.765 de ellos.

Respecto al reglamento de este desafío, este no permite ensamblar textos que no sean de la propia autoría o que no hayan sido escritos durante el evento. Sin embargo, no hay mecanismos para prevenir las trampas, un aspecto que puede dar paso a “falsos ganadores”. La organización alega a la ética personal de cada participante para seguir (o no) las reglas.

Actualmente la organización cuenta con un proyecto de difusión a gran escala, el cual se financia a través de sus productos físicos o las donaciones económicas.

Tenemos entendido que te formaste en la universidad en Historia ¿Tu pasión por escribir es anterior a la carrera? ¿Ahora te definirías más como historiador o como novelista?

Respuesta: Efectivamente, mi carrera literaria arrancó a la edad de catorce años como respuesta a una realidad que no me gustaba. Por lo que a través de la literatura corregía mis divergencias vitales. Sin embargo, un par de años antes de empezar la carrera de historia, mi estilo narrativo empezó a madurar y a enfocarse en personajes reales con los que el lector se pueda sentir identificado. A medida que cursaba el grado de historia, y especialmente después de finalizarlo, me he definido siempre como “historiador y novelista” en este orden debido a que mucha gente pone por delante su faceta de escritor. Considero que actualmente se utiliza muy alegremente la calificación de “escritor” sin haber habido detrás años de lectura, especialmente de clásicos.

Por lo tanto, teniendo en cuenta la naturaleza de muchos de mis textos, los cuales suelen tener una ambientación de época, me siento más cómodo identificándome como un experto en la materia referenciando mi título y después mi condición de novelista.

Cuando escribes ¿a qué le das más importancia? ¿A la forma, al contenido, al mensaje que deseas transmitir?

Respuesta: A la hora de escribir la primera pregunta que me planteo es “¿Qué obra quieres escribir?”.

Por ejemplo, una obra como “Elia Steampunk: El origen” primará el contenido de acción, la intensidad de sus pasajes acorde a la trama y el contenido de las escenas por encima de un mensaje de crítica social a la explotación laboral de la era industrial o la explotación sexual de mujeres y niños, aspecto que en dicha obra únicamente dará contexto.

Sin embargo, si leemos obra como ¡Por el Sake de Kano! O La corona Usurpada, nos encontramos con que el mensaje de la obra, sus formas y el contenido priman por encima de la acción de esta. Es decir, sin dejar de ser importantes los conflictos de sendas obras, me voy a emplear a fondo en marcar las formas de los gentleman Kano Jones Akiyama (PSK) o John Moses (LCU) frente al lenguaje directo, pero verbalmente inmaduro, de Alice Fointable o Mary Gardener, respectivamente.

En resumen, considero que cada obra se define por sus formas como elemento característico y es en el estilo de cada una dónde busco seducir tanto a los lectores fieles al género como aquellos que dicen “esta obra no es para mí”. Puesto que creo que es en las formas dónde un autor demuestra su valía.

¿En qué tipo de lecturas te inspiras? ¿Qué autores te han influido más? ¿Eres más de J.R.R. Tolkien o de George Orwell?

Respuesta: Si bien en mis inicios empecé inspirándome muchísimo en la literatura de J.R.R. Tolkien, de quien arrastro esa necesidad de describir los escenarios con cierto esmero, también lo hice muchísimo con obras de manga (cómic japonés), de las cuales ha calado mucho en mí como construir las emociones y personalidades de mis personajes. También en la línea del autor anglosajón, me he inspirado muchísimo en la línea de R.A. Salvatore, autor de la saga “Guerras Demoníacas” o “El elfo oscuro”, cuya sintaxis es sencilla, amena y atrapante. 

No obstante, mi evolución como escritor no me ha llevado a una “fidelidad” férrea por un autor, sino que he leído las obras por su mensaje o peso en la historia. Contestando a la pregunta, puedo decir que la influencia de los autores del mundo clásico como los dramaturgos griegos o los cronistas romanos, han influido profundamente en mi forma de narrar y de construir el dramatismo de mis personajes.

Respecto a George Orwell, considero que es un autor que me cautivó tanto por su narrativa como por los mensajes de sus obras, especialmente “1984” o “Rebelión en la granja”. Personalmente, me considero una persona más afín a las ideas orwellianas en términos de lectura social, pero como escritor estoy más cerca del estilo narrativo de Tolkien si tenemos en cuenta la constitución de mis libros.

¿Cómo encuadrarías tus dos novelas y a qué público consideras que van dirigidas?

Respuesta: ¡Por el Sake de Kano! Es una novela que escribí como drama-romántico, siendo este segundo componente el catalizador del primer género. Es decir, estamos frente a un personaje con un conflicto personal muy potente, el cual se ve agravado cuando aparece cierto personaje que le hace tocar fondo a través del amor que llega a sentir por este. A partir de ahí, el protagonista empieza a desarrollarse en otra dirección.

La Corona Usurpada, por su parte, es una novela de thriller que esconde un ensayo en su interior. Partiendo de la base de que tenemos a una organización en las sombras con unas inquietudes intelectuales que no está de acuerdo con ciertos aspectos del mundo literario, la trama a su alrededor se desarrolla gracias a su conspiración y a la puesta en marcha de esta.

Personalmente considero que idealmente mis obras están pensadas para un público adulto con inquietudes intelectuales, debido a que utilizo muchas referencias históricas y filosóficas, las cuales enriquecen enormemente la obra e incluso dan pistas sobre éstas. No obstante, la forma en la que escribo y desarrollo las tramas busca también que puedan conectar fácilmente con el gran público, siendo consciente de que algunos aspectos pueden ser pasados por alto o que incluso ciertas actitudes no sean entendidas debido a que se han dado varias pistas que lo justifican ocultas en forma de símbolos, como, por ejemplo, el pétalo de una flor de cerezo en una taza de té.

Tu primera novela fue ¡Por el sake de Kano! (Célebre editorial). Su protagonista es el profesor Kano Jones Akiyama, medio nipón medio británico. Después de divorciarse, el azar de la vida lo traslada a trabajar a un instituto francés. Y todo esto lo recreaste en tu mente y lo escribiste en un mes. En realidad, ¿cuál era tu particular objetivo con esta novela?

Respuesta: ¡Por el Sake de Kano! Es sin duda mi novela más querida y apreciada por el gran público. Si bien esta novela fue pensada durante casi un año, fue escrita en tan solo veintidós días. Es necesario tener en cuenta que mi ritmo de escritura durante el Nanowrimo nunca me ha llevado a consumir los treinta días.

Mi objetivo con esta obra era hacer una crítica social a la sociedad en la que me crie en la cual el “sueño americano” estaba al alcance de todos. Es decir, los mantras de “estudia y tendrás un buen trabajo, una casa propia, una pareja maravillosa y un perro” es un cliché que ha funcionado para las generaciones anteriores que han ido a la universidad y han podido copar buenos puestos de trabajo. Aunque la realidad para la generación “millenial” ha sido otra desde la crisis del 2007.

Tomando un personaje de raíces japonesas y refinado por los valores del gentleman he querido retratar a un hombre de treinta y tres años, quien descubre que no es feliz tras haber vivido la vida que se esperaba de él. Kano Jones Akiyama pasa una parte importante de la obra preocupado acerca del grado de cuán correcto es haberse divorciado de una esposa a quien no ama o de enamorarse de alguien por sus capacidades intelectuales con la única pega de su edad.

De esta obra, concluyo que mi idea era escribir una crítica a la sociedad actual y su hipocresía a través del amor libre y de la búsqueda de una vida que reclamar como propia. La figura de Alice Fointable en el libro representa esta nueva vida, la lucha por ser uno mismo y de dejar a un lado lo que otros piensen de tu persona. En este reaccionario título, sugiero leer la primera impresión que el protagonista tiene de ella al ver a alguien que es todo lo opuesto a él.

 Tu segunda novela “La corona usurpada” tiene una protagonista, la famosa autora Virginia Labelle, que en apenas unos meses la ficticia editorial Libros Eire la coloca en la cumbre de las ventas. Pero ese ascenso se acaba convirtiendo en algo tan fugaz como la vida misma. Nos da la impresión de que esta segunda novela es una crítica encubierta al cerrado mundo editorial que aún corre por nuestro país ¿No es así?

Respuesta: Efectivamente, La Corona Usurpada aporta una visión crítica sobre el hermetismo del mundo editorial de nuestro país. Debemos tener en cuenta que la protagonista escribe su obra y la manda a concurso debido a un “impulso vital” que siente. El texto que presenta recoge una serie de clichés, temas y personajes que garantizan que el texto sea muy atractivo a nivel comercial, dejando a un lado el talento narrativo que puede tener una autora novel sin conocimientos ni experiencia literaria previa.

Coincidiendo con la opinión de compañeros críticos literarios, autores y editores, creo que a veces se tiende a primar la publicación de textos con unas ventas aseguradas por encima del talento artístico, haciendo muy difícil entrar en la rueda editorial mediante edición tradicional.

Nos preguntábamos a qué se debe esto de firmar tus obras como Albert Gamundi Sr. ¿Has tenido que sumar el “Sr.” para que te respete el mundo editorial o tiene otra interpretación? ¿Qué piensas sobre el destape de Carmen Mola tras el premio Planeta?

Respuesta: Esta es una interesante pregunta, puesto que el “Sr.” Es un error de registro en la plataforma de autopublicación e-book Smashwords.

Cuando me inscribí como autor, me encontré con una categoría que sugería los sufijos “Mr, Ms, Jr, Sr” los cuales confundí con el género. Así que marqué “Sr.” Pensando que era relativo a ser varón y adulto. Actualmente conozco el significado verdadero de esas aclaraciones nominales, sin embargo, presentarme con un “Buenos días, soy el Sr. Gamundi, autor de…” me empodera emocionalmente para poder competir en un mundo tan agresivo como es el del escritor en el siglo XXI.

Respecto al pseudónimo de Carmen Mola en el premio Planeta considero que este es un tema en el que mi posicionamiento se limita a estar de acuerdo con el uso de pseudónimos sin entrar a juzgarlos. Creo que la historia y el arte han presentado actitudes machistas de forma sistemática, en este sentido, la literatura no es ajena a ello. El caso de Víctor Catalá, autor de la obra “Solitud” o “Drames Rurals” escondía a Caterina Albert i Paradís, quien era mujer y no tuvo reparos en levantarse de la silla para recoger su premio en su condición.

En relación a Carmen Mola, he leído críticas de todo tipo, desde amaños del galardón hasta una búsqueda de sacar provecho del empoderamiento femenino. Sobre este punto puedo resumir que independientemente de la identidad de Carmen Mola, espero que el premio haya sido otorgado por su calidad literaria, en vez de por el nombre de su autora, puesto que no me considero acreditado para opinar más allá.

Nos da la sensación, Albert, que eres de esos que piensan que el mundo editorial tiene que abrirse a los gustos y las tendencias de las nuevas generaciones. En un mundo tecnológico, con redes sociales y donde la comunicación se traslada a la velocidad de la luz, ¿hacia dónde crees que va la literatura en todos sus géneros y hacia dónde va el mundo de las ventas de libros?

Respuesta: Efectivamente, creo que tanto el mundo editorial como los lectores debería abrirse más a nuevas ideas y tramas. Actualmente nos encontramos en una época en la que empiezan a haber robots y algoritmos capaces de crear historias y escribirlas de forma independiente, si no estoy mal informado.

Actitudes de personas lectoras como “dejaré pasar esta obra porque no es para mí” o “no me va esta clase de libro” no hacen más que reforzar el sentimiento de “rueda” o “clan” que me transmiten muchos libros famosos. Actualmente considero que el erotismo con personajes y vidas idealizadas, por una parte, y las distopías pensadas para públicos adolescentes, por otra, están copando el mercado junto a obras de literatura fantástica en la línea de “Canción de Fuego y Hielo”. A su vez, también tenemos el tema de los “retellings” o historias reinterpretadas, las cuales creo que, si bien pueden ser buenas obras, moralmente me parece una apropiación comercial de un trabajo ajeno.

Viendo este escenario en perspectiva, creo que el mundo literario avanza inevitablemente hacia un producto de consumo que poco o nada invita a la reflexión o a la creatividad. Con el desvanecimiento del concepto de escritor como crítico de su tiempo y el sueño de vivir de escribir, los autores se preocupan más que enamoren sus personajes que su construcción humanista. Lamentablemente, considero que cada vez más, los géneros se están desviando hacia una serie de clichés o tramas que son fáciles de reproducir y construir con cierta personalización, con el objetivo final de vender.

Por último, quisiera añadir que yo creo que el libro en papel no va a desaparecer, sino que va a convivir junto al e-book. Incluso me arriesgo a considerar que el tamaño de bolsillo puede ser una buena alternativa para quien desee disfrutar del tacto de las páginas físicas.

¿Cómo definirías la literatura oscura para aquellos que no la conozcan? ¿Sigues colaborando para revistas del estilo, tal como Aeternum?

Respuesta: La literatura oscura es un género literario que busca el estremecimiento emocional del lector a través del terror y los elementos sobrenaturales en todas sus variantes. En ella podemos encontrar desde la obra de Stocker hasta los libros de Stephen King, pasando por los dioses cósmicos de H.P. Lovecraft o los relatos de Edgar Allan Poe.

Respecto a Revista Aeternum, después de haber participado en los tres primeros números de la revista Pulp Moulin Noir dedicada a las historias de antihéroes y de aportar un grimorio de hechizos y pócimas en el Codex Maledictus, actualmente participo en algunos de sus retos semanales de escritura y convocatorias literarias.

Al cierre de esta edición, estoy esperando a que sea publicado mi texto “La batalla de Tokio”, el cual fue uno de los elegidos en la convocatoria de “Titanes”. Puedo adelantar que, dadas las bases del certamen, el lector podrá disfrutar gratuitamente de cómo Mazinger Z arregla sus diferencias con MechaGodzilla en el marco de una conspiración.

Se dice que disfrutas también experimentando con el microrrelato y la poesía narrativa ¿Qué te aportan estos otros dos géneros en distinción a la novela? ¿Es parte de tu propia evolución como autor?

Respuesta: Creo que es un secreto a voces que los microrrelatos y la prosa narrativa son dos modalidades a las que no hago ascos.

En primer lugar, como autor siempre busco innovar y llegar a más gente. Soy consciente de que para leerme hay una serie de limitaciones que van desde el conocer mi existencia hasta estar dispuesto a pagar unos pocos euros para leer uno de mis títulos comerciales.

Considero que, en la sociedad de la inmediatez, los microrrelatos son una excelente forma de ponerse a prueba como autor, puesto que, en menos de 75 palabras, tienes que desarrollar una historia, la cual espero que no deje indiferente al lector. En este sentido, me gusta participar en dinámicas de escribir en octubre y noviembre consistentes en escribir sobre un concepto, puesto que indirectamente, me estoy publicitando y obligándome a salir de mi zona de confort. Cabe decir que hay palabras con las que trabajar que no he oído en mi vida, este sería el caso de “Kelpie” o “Crisantelmo”, las cuales han añadido un plus de dificultad a los desafíos, lo que endulza mis victorias.

Respecto a la poesía narrativa para mí es un momento de reivindicación tanto artística como personal. Tengo la suerte de tener a una musa quien está de acuerdo en que use sus fotos para dar rienda suelta a mis letras y publicar cada jueves un texto en Instagram. Para mí, las mañanas con café negro en el bar, es el mejor momento para fantasear sobre la naturaleza del amor y los efectos en nosotros. Creo que es una bonita oportunidad de promoción para mi marca como escritor y, siendo algo consentido y acordado con la agraciada, a nadie le amarga un dulce.

Lo que está claro es que Albert Gamundi Sr. ha venido para quedarse en el mundo de las letras. Según tú, ¿cuál es la clave del éxito para triunfar con un best-seller? ¿Talento o un buen plan de marketing?

Respuesta: Considero que la clave de un best seller es una mezcla de marketing, suerte y contactos. No es raro ver como autores poco conocidos venden sus libros con facilidad con un talento cuestionable desde una serie de puntos objetivos, mientras que otros con unas habilidades naturales y pulidas para escribir estén sudando sangre para vender cada ejemplar.

No soy un experto en marketing, pero me he fijado en que hay una serie de aspectos que contribuyen a que un libro se coloque con facilidad. Recordemos que estamos en un tiempo en los que muchas obras son juzgadas por su portada y que a veces las opiniones públicas o estar en todos los sitios, puede equilibrar la balanza hacia una decisión u otra.

Seguro que ya has firmado y dedicado como autor algunos libros. Suponemos que te habrás aprendido bien la lección de tu personaje, Virgina Labelle, y no te harás demasiado pronto adictivo a la firma de libros (entre bromas). ¿Disfrutas, verdaderamente, con el proceso de la promoción?

Respuesta: Esa es una excelente pregunta, sin duda. A ver, sé que queda feo decirlo, pero de momento sólo me he embriagado a firmar libros en la primera presentación de ¡Por el Sake de Kano! De vez en cuando sí que tengo el placer de firmar cada obra con una dedicatoria lo más personalizada posible, pues deseo que el lector tenga algo “único” más allá de la historia que todos compran y pueden interpretar cómo deseen.

En el proceso de promoción del libro he aprendido que la editorial te puede apoyar en moverlo colocándolo en ferias del libro, ayudándote a montar tus presentaciones o haciendo su promoción propia como buen negocio que son. Sin embargo, este mundo te obliga a recoger tus obras y a echarte al monte con ellas. Las redes sociales como Instagram sugieren que promociones tus libros en días separados y una vez por semana cada uno, mientras que los grupos se Facebook se han convertido en un pozo sin fondo de “copiar y pegar” tu mensaje siguiendo el formato: “Enlace de compra de mi libro + extracto o mensaje + frase gancho”.

Como el lector podrá deducir de esta pregunta, mi actividad como escritor es complementaria en mi modus vivendi. Por lo que hay días en los que no apetece en absoluto hacer la promoción del libro en redes sociales, sin embargo, es algo necesario que hay que ir haciendo y no dejarse desanimar por la inacción en las ventas. Las presentaciones públicas de los títulos merecerían una respuesta más larga aparte, no obstante, sugiero que conozcáis más a fondo sus pros y contras en La Corona Usurpada.

Noviembre está a la vuelta de la esquina ¿Estás ya entrenado para la próxima convocatoria de NaNoWriMo o estás empleado esta vez en algún otro proyecto nuevo?

Respuesta: Si, a siete días del evento al cierre de esta edición, de momento tengo un título sobre el que trabajar “Dr. Spencer Black”, algunas anotaciones sobre el protagonista, la trama y algún personaje secundario. Por lo que en cuánto empiece a correr el reloj de los treinta días, aparcaré los proyectos no prioritarios en los que estoy trabajando actualmente para conseguir mi sexto título consecutivo como ganador.

Actualmente estoy trabajando en la finalización de una secuela de ¡Por el Sake de Kano!, tengo entre manos dos retos literarios de octubre, estoy desarrollando las tramas de las tres historias en las que participo en Moulin Noir y también tengo sobre la mesa mi tercera aportación para el proyecto de empoderamiento femenino a través del arte Visibiliz-Arte de Esther Tauroni.

 

Desde OBJETIVO MÁS LETRAS deseamos a Albert Gamundi Sr. que siga haciendo camino a la nueva generación de escritores. Esperamos que sea un camino abierto a las nuevas formas de comunicarnos y a un nuevo mundo más humano, ético y amable.  

Tanto “La corona usurpada” como ¡Por el Sake de Kano! están disponibles en Amazon y en Kindle Unlimited; además esta última está disponible en la plataforma de venta online de Celebre Editorial.

Enlaces de interés de Albert Gamundi Sr.

Libros:

  • ¡Por el Sake de Kano
    • Amazon:
      • https://www.amazon.es/¡Por-sake-Kano-Albert-Gamundi/dp/8412047184
    • Celebre Editorial
      • https://www.amazon.es/¡Por-sake-Kano-Albert-Gamundi/dp/8412047184
    • Librería Somnia (Badalona)
  • La Corona Usurpada
    • Amazon: https://www.amazon.es/Corona-Usurpada-Albert-Gamundi-Sr-ebook/dp/B08ZHP7BTV/
    • Kindle Unlimited

 

Redes sociales:

libro la corona usurpada
libro por el sake del kano

Related Articles

Leave a Comment